#Nuevo

Libro del mes: "El Príncipe del Sol", por Claudia Ramírez Lomelí #PatoRecomienda

Sobre ansiedad y expectativas.. Y la magia de creer

No puedo creer que ya se llegó el último mes de este año. 2017 fue un año muy impredecible y en el que nada salió como planeaba, pero de eso hablaré en el post de año nuevo. Hoy quiero hablar de un tema relacionado, pero con otra perspectiva y, como siempre, acompañando este escrito con una ilustración a cargo de una o un artista local.


La ilustradora invitada de este mes es J. Vega, una artista a quien contacté por instagram y me fascinó su estilo, además de que supo plasmarme de una manera muy genuina, divertida y original.

Hoy quiero hablar de un problema que me estuvo invadiendo mucho este año, y que esta semana me volvió a golpear con un poquito de agresividad: esa tendencia a querer planearlo todo. ¿Te ha pasado? ¿O conoces a alguien así? (Si la respuesta es no.. Qué suerte la tuya).
Nunca me ha gustado usar la palabra "ansiedad" a la ligera, pues sé que es un padecimiento serio con el que no se debe bromear. Sin embargo estamos en una época y vivimos a un ritmo que favorecen esta sensación; la incertidumbre, el miedo a algo que ni siquiera sabemos qué es. El querer ir un paso delante de todo pero siempre sentir que vas dos atrás. ¿Terrible, verdad?

Mencioné al inicio del post que este año no fue del todo mi año. No lo digo desde una perspectiva fatalista, sino realista. No fue un mal año, ya que tuve cosas buenas, mucho crecimiento personal y conocí a grandes personas, pero tampoco puedo decir que fue bueno, ya que recibí algunos golpes muy duros. Simplemente, no fue mi año.
Mirando hacia atrás, y recapitulando sobre todo lo que pasó este año, debo decir que muchas de las cosas malas fueron mi culpa. No, no porque yo las causé o provoqué, sino por algo igual de malo... Porque esperaba demasiado. Soy alguien optimista y siempre he sido de las personas que hacen planes, se emocionan, creen que pueden hacerlo todo y a todo responden "¡Sí! ¡Sí se puede!" y spoiler: no siempre se puede. A veces depende de uno, a veces de otros y a veces simplemente de las circunstancias. A veces es tu culpa, a veces no.
La realidad se resume en una frase que me encanta: "La vida es todo aquello que te va pasando mientras haces planes" (obvio, de John Lennon). Uno propone y la vida dispone, y algo que aprendí este año es que nos enseñan a esperar lo mejor y estar preparados para lo peor, pero falta una pieza clave... ¡Hacer que las cosas sucedan! Si esperamos un 100%, hay que estar dispuestos a dar nuestro 100%, y si no estás dispuesto a darlo, mejor no empezarlo en lo absoluto.

Las expectativas no son malas; nos hacen tener estándares y saber qué esperar, lo que queremos... Pero van con un paquete completo, y la fórmula se alcanza con la magia que convierte los sueños en realidad: La confianza en uno mismo. ¡Creer es la clave! Podemos creer en un proyecto, en una idea, en un equipo, pero antes de todo eso, debes creer en ti mismo; en tu potencial, en tu talento, y en tu capacidad de hacer que las cosas suceden. Y así como Rupaul dice "¿Si no te amas a ti mismo, cómo diablos vas a amar a alguien más?" aquí aplica lo mismo.. ¿Si no crees en ti mismo, cómo esperas que alguien más lo haga?
Hay que empezar por uno mismo. Tener prioridades claras, saber lo que queremos y estar dispuestos a dar el 100% de nosotros mismos en lo que sea que deseamos alcanzar, pero sobre todo creer.. Creer en ti mismo.

Todos tenemos la capacidad de lograr todo lo que queramos, pero hay que creer y confiar en nosotros, en que lo lograremos. Así es como empieza la magia y las cosas suceden.

Muchísimas gracias por leerme! Me encanta estar de vuelta en esta sección y compartirles un poquito más de mí!
Gracias muy especiales a J. Vega por su extraordinaria ilustración! Síganla en instagram y facebook para ver su excelente trabajo.
¡Nos leemos muy pronto!

Comentarios