Cuando me atreví a ser "cool"

Comenzamos otro mes! Mayo lleva 5 días y con esto ha habido mucho trabajo, cambios irreales de clima en la ciudad y un giveaway en mi facebook, pero lo que más me emociona de comenzar un nuevo mes es traerles una nueva ilustración de un artista invitado.


La ilustradora de este mes es una talentosísima artista local a quien tengo ya un tiempo de conocer, y a quien admiro muchísimo: Fanngora. El trabajo de Fanngora me fascina porque, en serio, no tiene comparación. La línea artesanal de cada una de sus obras y la delicada forma en que juega con las formas y los patrones crea imágenes con una estética ingenua e infantil que enamora!
Me gustó muchísimo verme a través de los ojos de Fanngora en esta ilustración (así como me ha encantado verme en cada uno de los estilos de los artistas invitados hasta ahora).


Hace unos días fui al centro de la ciudad, que además de ser uno de mis lugares favoritos por siempre, últimamente se está volviendo un hábito ir al menos un día a la semana a mi tradicional vuelta a comprar materiales. Ese día mientras me arreglaba decidí usar shorts (que casi nunca uso), con botas negras y unas divertidas calcetas altas de H&M con diseño de papas fritas. ¿El resultado? Unas papas fritas saliendo de mis botas. Fue un impulso de imaginación y el típico "¿Cómo se verá si..?" que al final me convenció y decidí pasearme así por la ciudad. Lo interesante fue ver la reacción de las personas al verme. Al ser domingo, el centro estaba lleno de familias con niños, que yo de reojo observé la cara de éstos últimos de sorpresa y maravilla que hacían al ver a un chico con los calcetines de papas fritas asomándose de sus botas. Por otro lado, no faltaron las miradas juiciosas de adultos, sobre todo de señoras de la tercera edad que me miraban con desaprobación. ¿Qué gran contraste, no?
Tuve un enfrentamiento cara a cara con el famoso "Qué dirán?" y aunque en su momento no le di importancia, me dejó pensando un poco. ¿Por qué nos importa tanto la forma en que nos ve la gente, sobre todo cuando es de forma negativa y sobre nuestro aspecto? Porque aún y que tengo entre mis amigos a gente que se viste como quiere, que tiene el cabello de colores increíbles o que hace de su piel una obra de arte (¡Son lo máximo! Sepan que los adoro), sigue importándonos mucho lo que la gente piensa de nuestra imagen y eso nos limita demasiado!

Lo que más me dejo pensando es el contraste que presencié; los niños me veían con sorpresa, y las señoras con desaprobación; ¿Por qué de niños no tenemos prejuicios, y lejos de eso nos sorprendemos y maravillamos con todo, mientras que de mayores aprendemos a juzgar y encerrarnos en lo "socialmente correcto"?
Se imaginan si, al crecer, nadie nos dijera que la forma en que deseamos expresarnos (desde nuestra ropa o cabello, hasta cosas como un arte que practicas, o un ritual que repites) está mal? Sería maravilloso que conforme crecemos nadie nos impusiera que debemos vestirnos de cierta forma, llevar nuestro cabello de cierta manera o que los tatuajes están mal; que tus dibujos son malos, o que tus poemas no tienen sentido. ¿Cómo hubiéramos crecido sin que alguien en algún momento nos diera entender que lo que somos o hacemos está mal?

Decidí ponerle ese título a esta entrada porque al ser el típico nerd de secundaria medio inseguro que con el tiempo floreció (con mucho tiempo, cabe aclarar jajaja), fue un reto finalmente atreverme a ser cool, atreverme a ser yo mismo y vestir como deseaba. Me atreví a usar fake septum para eventos de gala, colgarme accesorios brillantes en el cuello para ir a trabajar, o ponerme mi chaqueta vintage con print de Picasso hasta para ir a la tienda. Y de verdad, es lo más feliz del mundo poder vestir cada día viéndote exactamente como quieres verte.
Para mí, no hay mayor placer que el que siento al recibir la pregunta "¿Por qué tan arreglado?" y responder con una sonrisa "No sé. Porque hoy me dieron ganas".

Les comparto un fragmento de algo escrito por una persona a quien admiro mucho, mi amiga Kass, a.k.a. NotSoCinderella.com:
"(...) Recuerdo cuando era pequeña y mi mamá siempre insistía en que me tenía que vestir de forma en que me viera “arreglada”, reluciente de pies a cabeza y con un sinnúmero de moños decorando mi cabello. Pasaron los años y actualmente nos encontramos en una era donde los leggins son el pan de cada día y usar UGGS es aceptable, pero el portar un outfit “bien pensado” te convierte en ridículo y forzado.
(...)
Ninguno de estos dos extremos es correcto o equivocado, cada quien decide si es blanco, negro o uno de los miles de grises que existen en medio. Lo que tendríamos que tomar en cuenta es; ¿Para qué esperar una ocasión especial para vestir tu mejor outfit? ¿Estar vivo no es ya una ocasión especial?"
Pueden leer el resto del escrito aquí. Y pueden seguir a Kass en instagram aquí.

Creo que con esto queda bastante claro a lo que quiero llegar; ¿Por qué le tenemos miedo a arreglarnos o "producirnos" de más? La imagen y estilo personal son la mejor forma que tenemos de expresarnos, presentarnos y mostrarle al mundo quién somos! No hay que tenerle miedo a eso.
Hoy te invito a ponerte tu camiseta de lentejuelas o a teñirte el cabello de colores pastel. Exprésate sin miedo, y atrévete a ser cool de la mejor forma posible; siendo tú.

Muchas gracias por leerme un mes más en esta sección! Espero que hayan disfrutado leyéndome tanto como yo disfruté escribiendo. Cada vez le tomo más cariño a escribir esta sección los primeros días de cada mes.
Muchas gracias especialmente a Fanngora por su excelente disposición para colaborar! No olviden seguirla en instagram y facebook para ver su maravilloso trabajo.
¡Nos leemos muy pronto!

Comentarios

  1. Si te leí. Jajajaja
    Te Amo mi Garbanzo de Libra. ❤

    ResponderEliminar
  2. Wow. Justo hoy me puse una blusa demasiado brillosa y de las 14 personas recibí un sin número de cuestiones por el cual portaba esa blusa hoy y solo 1 pudo decirme me encanta tu blusa! Me encanto tu post.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario