¡Estoy de vuelta!

Dos meses y medio han pasado desde que comenzó en año y no me había dado la oportunidad de escribir nada nuevo en el blog. La verdad es que estos últimos días desde que comenzó el año he estado muy ocupado con asuntos personales y profesionales que me han orillado a tener el Atelier un poco abandonado y, aunque no es precisamente mi cosa favorita de hacer, las circunstancias me han tenido algo orillado a proceder así.

Estos primeros meses del año, a pesar de no haber publicado mucho contenido frecuentemente ni haber tenido mucho trabajo en el atelier, sí han sido meses significativos en los que he seguido teniendo avance lento, pero constante.

Una de los primeros acontecimientos del año fue la llegada de mi maniquí, que aunque había ordenado desde principios de diciembre, llegó hasta los primeros días de este año. Decidí comprar un modelo de maniquí ajustable a diferentes tallas de marca singer, ideal para los trabajos que he tenido hasta ahora. Debo decir que a pesar del alto precio que pagué por él, valió totalmente la pena la inversión y estoy enamorado de los resultados que me ha dado.
Lo que más me gusta de tener el maniquí ajustable es la posibilidad de tener un molde casi exacto del cliente para quien estoy trabajando, lo que me ahorra muchos errores posteriores al momento de patronar y cortar.

Durante el mes de enero también me di a la tarea de terminar un vestido en el que estuve trabajando desde diciembre. Decidí aplicar algunos de mis conocimientos hasta ahora de patronaje para recrear un vestido tipo rockabilly con una tela que conseguí en una tienda de mi ciudad. Si bien tuvo unos pequeños defectos en su confección, me gustó el resultado y probablemente más adelante haga otros modelos iguales sólo en diferentes colores y tallas.


Más adelante llegó otro febrero y como ya es usual, los pedidos de almohadas y cojines personalizados como regalo para San Valentín se dejaron venir. Aquí algunos de mis favoritos:


..Y siguiente a San Valentín siguió la Convención de Juegos de Mesa y Cómics.
Un evento desafortunado en el que me vi involucrado días antes de dicho evento fue un accidente de tránsito que me lesionó el cuello y la espalda y me tuvo inmovilizado algunos días, pero eso no fue impedimento para entregar algunos de los cosplays en proceso.


La verdad es que estoy bastante apenado por mi falta de constancia y compromiso con el blog, pero ya que lo retomé espero poder dedicar más tiempo a escribir sobre mis vivencias y aventuras.
Como siempre, gracias a quienes me leen y estén al pendiente de las próximas entradas!
Nos leemos muy pronto!!

Comentarios

Publicar un comentario