Vestido con historia

Fotografías: Pato Lagarda
Modelo: Rebeca Bradford


En esta ocasión me gustaría hablar del que considero uno de mis primeros diseños originales: Este vestido blanco de falda entallada, parte superior holgada y esa particular caperuza que pasa a formar una ilusión óptica de un profundo y holgado escote.

Menciono que tiene historia porque pasó por un proceso creativo y de elaboración "por etapas": La idea inicial fue concebida en mi primer acercamiento real al mundo del diseño de moda, en otoño de 2012 cuando tomé un taller en mi escuela de nombre "Eco-Fashion", brindado por el diseñador Eddie Pérez, que aparte de brindar las bases del diseño de moda, explicaba en qué consistía la tendencia europea Eco-Fashion (reciclaje de textiles, básicamente) y planteaba a los asistentes diseñar una prenda siguiendo esa tendencia y usando como concepto a seguir algo orgánico o muy puro.

El primer resultado estuvo listo en noviembre del mismo año en forma de una blusa simple, holgada y ajustada de abajo, con la misma caperuza presente en la pieza actual.
Se presentó en la pasarela de cierre del taller portada por una modelo de una agencia local y si bien yo no estaba del todo conforme con el resultado, recibí buenas críticas y comentarios respecto a mi pieza.

La primera vez que fue presentada, la modelo subió a la pasarela llevando la caperuza puesta y al quitársela se la acomodó hacia un lado, dando cierto look invernal que recuerda a una capa o chalina.

Dejé ese proyecto por un tiempo, pero con el propósito de retomarlo y convertir esa blusa en algo digno y finalmente, este año, modifiqué la terminación inferior y agregué una falda en tela stretch, dando un cambio radical a la imagen que genera y convirtiéndola de blusa a vestido.
El resultado me dejó más satisfecho y a mediados de este año salí con mi mejor amiga, musa y modelo predilecta a tomar algunas fotos con el nuevo vestido. Si bien el clima no nos ayudó nada (y mis habilidades como fotógrafo tampoco son buenas), pudimos sacar algunos tiros que dejan ver la pieza final.




¿Qué tal? Me gustaría volver a fabricarla ahora sí siguiendo patrones mejor elaborados y (¿por qué no?) tal vez probar otros colores, pero el tiempo dirá, por ahora estoy satisfecho con la evolución de mi primer pieza.
Me despido; gracias por leerme!

Comentarios